dijous, 7 d’octubre de 2010

Morir d'amor...

2 comentaris:

  1. UNA VEZ EN UNA CANCIÓN

    El cantante puede ser inocente
    la canción nunca. Con los ojos
    al instnte abiertos al mundo
    y el corazón al desnudo
    la canción es descarada,
    como un recién nacido.
    Sólo cuando se acalla
    por rutina recuperan los que la escuchan
    la inocencia de su edad.

    Cuando canta un gran cantante, se estira la piel del espacio y el tiempo, las voces del recién nacido inundan el mundo, no queda un rincón de silencio o de inocencia, el traje largo de la vida se vuelve del revés, el cantante se convierte en la tierra y el cielo, el tiempo pasado y el tiempo por venir están cantando una de las canciones de una única vida.

    Edad. Lugar y fecha de nacimiento.
    Dirección permanente.
    Fecha entrada del país.

    (John Berger)

    ResponElimina
  2. Sí, és això! ja estàs iniciada!
    ara ja no hi ha marxa enrere!

    "Y nuestros rostros, mi vida,
    breves como fotos"

    ResponElimina