dimecres, 19 de maig de 2010

DEIXEU QUE SONI LA MÚSICA!!!

el pais. 18.05.10


REPORTAJE



"Dejad que la música suene"

Un instituto de Manises consigue el aplauso en Europa con los conciertos de su banda escolar, en la que participan 50 alumnos


"Si estudias música, deja que la música suene". Esta frase encierra toda una filosofía pedagógica de éxito implantada hace 15 años por Julio Martínez, al que acompaña desde hace seis Eugenio Henriques. Ambos son profesores del instituto público IES José Rodrigo Botet de Manises y han conseguido que "los alumnos que no son músicos, toquen en una banda". Es The Botet's Band, una formación heterogénea de 50 alumnos que tocan hasta 33 instrumentos de láminas, batería y teclados en los estilos más variados; desde el pop y rock a partituras más clásicas como el Himno a Europa, que el pasado 7 de mayo tocaron en la clausura de unas jornadas organizadas por la Fundación Valenciana Región Europea.


La "filosofía" para que funcione la banda, según Henriques, consiste en que "el alumno sea protagonista de lo que hace". Ellos eligen el tema, los profesores hacen los arreglos y los alumnos tocan las partituras. Tienen hasta 52 vídeos colgados en Youtube y dan un promedio de 21 conciertos por año.


"El aula de música es un aula que suena todo el día. No es como en otras, donde estudian libros de historia de la música". Todos los alumnos de este instituto público estudian música. El éxito reside en la "coordinación" con todos los colegios locales, desde que los alumnos están en Primaria. Al llegar al instituto, con 12 años, se inician en el instrumental. En 1º, 4º de la ESO y 1º de Bachillerato, como optativa, y en 2º y 3º como asignatura obligatoria. Con la ventaja de que desde la aptitud de cada cual se produce una "adaptación a la diversidad". "Si un alumno tiene alto potencial, se le instruye de una manera, y si tiene dificultad en el ritmo o con la coordinación, el programa se adapta a sus necesidades", precisa el profesor.


La utilización del instrumental Orff en el aula (todo tipo de instrumentos de placa o xilófonos) ayuda fácilmente a los alumnos a comprender los elementos rítmicos, melódicos y armónicos. Es una experiencia muy motivadora para ellos. Julio Martínez ha ideado, además, un plan de lectoescritura musical que funciona bien.


La metodología Martínez, aunque lleva 15 años presente, despegó realmente hace cinco gracias a Gabriel Rusinek, amigo y conocedor del proyecto. Con su mediación, Julio Martínez participó en el Seminario Internacional Musical de Madrid, donde ofreció un concierto y una ponencia. Allí conoció a investigadores internacionales que le animaron a seguir investigando.


Fue el primer gran éxito. Después llegaron Barcelona y Bolonia. Y en Bruselas, The Botet's Band tuvo su éxito más sonado durante la 28ª Conferencia Mundial de la Sociedad Internacional Musical. Los 21 alumnos de 1º de Bachillerato tuvieron una gran acogida por su sugerente repertorio. Fue el único centro español en una conferencia mundial, donde estaban representados 80 países.

dissabte, 8 de maig de 2010

Simfonia de les lamentacions

La Simfonia n.º 3, Op. 36, també coneguda com a Simfonia de les cançons dolientes[2] o Simfonia de les lamentacions[3] (en polonès, Symfonia peuśni żałosnych), és una simfonia en tres moviments composta pel compositor Henryk Górecki en Katowice, Polònia, entre octubre i desembre de 1976. Aquesta obra és representativa de la transició del compositor entre un estil dissonant i un altre més tonal.

La simfonia està escrita per a orquestra i soprano. Aquesta canta un text polonès diferent en cadascun dels tres moviments: en el primer, un lament atribuït a la Mare de Déu escrit al segle XV; en el segon, un missatge escrit en la paret d'una presó de la Gestapo durant la Segona Guerra Mundial; en el tercer, una cançó folklòrica sobre una mare que busca al seu fill, assassinat durant la insurrecció silesia de 1919.[4] El tema central de la simfonia és per tant el de la maternitat i la separació dels sers estimats per culpa de la guerra.

Spiegel im Spiegel


Spiegel im Spiegel is a piece of music written by Arvo Pärt in 1978, just prior to his departure from Estonia. The piece is in the tintinnabular style of composition, wherein a melodic voice, operating over diatonic scales, and tintinnabular voice, operating within a triad on the tonic, accompany each other. It is about ten minutes long.

The piece was originally written for a single piano and violin - though the violin has often been replaced with either a cello or a viola. Versions also exist for double bass, clarinet, horn, flute and percussion. The piece is musically minimal, yet produces a serene tranquility.



Arvo Pärt es un compositor estonio. Nació el 11 de septiembre de 1935 en Paide (Estonia). Se le identifica con la música minimalista y más específicamente con el «minimalismo sacro». Es considerado un pionero en ese estilo, como sus contemporáneos Henryk Górecki y John Tavener.